Ordená tu vida y tus finanzas

Poné orden en casa, en el trabajo y en tu economía. Algunos tips para despejar todas las áreas de tu vida y disfrutar más.

La idea de “poner orden” puede sonar aburrida y desalentarte de entrada. Pero cuando las cosas están “en su lugar”, todo se vuelve más fácil y se disfruta más. Quizás se trate de arreglar tu casa o de ordenar tus comidas. Tal vez te hace falta liberar tu sitio de trabajo y tus tareas pendientes. ¡O sea urgente que acomodes tus finanzas! Liberate de cualquier aspecto de tu vida que necesite estar más ordenado, afrontarlo te va a ayudar a sentirte mejor.

Orden en la casa

  • Limpiá y ordená la casa de forma regular para estar más a gusto en ella. Un hogar despejado, ordenado y lindo invita a quedarse, a compartir, a disfrutar de sus espacios. Luz, vegetación, ricos aromas… Hacé de tu casa un lugar confortable para trabajar, escuchar música o descansar.
  • Poné orden también en tus cajones y armarios: vas a encontrar más rápido las prendas, te va a llevar menos tiempo vestirte y vas a aprovechar mejor la ropa que tenés: menos arrugada y más a la vista para elegir, usar o descartar lo que ya no te va.
  • ¡No te olvides de tu cocina! Revisá las alacenas para saber qué te hace falta y qué te sobra. Ordená la heladera, clasificá, aprovechá todo antes de que esté vencido. Planificá tu menú semanal para hacer las compras y no gastar de más. Intentá llevar una alimentación más saludable, que te haga sentir bien.
  • Mantener una rutina de horarios es muy útil para la organización del hogar, sobre todo si tenés chicos. También sirve para descansar la cantidad de horas necesarias y para divertirte o entretenerte en tus ratos libres.

Orden en el trabajo

  • En la oficina o en casa, ordená tu lugar de trabajo. Es imposible ser productivo en medio del caos. Un escritorio limpio y en armonía facilita el desempeño de cualquier actividad.
  • Tu computadora también debe estar en óptimas condiciones y funcionar bien para que te concentres en lo que tenés que hacer. ¡Cuidala y dale mantenimiento para que no te falle!
  • Hacé una lista de tareas pendientes, clasificá lo urgente y lo importante. Tratá de cumplir los plazos establecidos.
  • Mejorar la productividad no se trata de trabajar más, ¡consiste en trabajar mejor! Encará una tarea y evitá las distracciones. Si es necesario, silenciá el celular y pedí que no te interrumpan para no desconcentrarte. ¡Te vas a sentir muy satisfecho con el trabajo terminado!
  • Tomá algunos recreos para desconectar, dormir una pequeña siesta, escuchar música o realizar algunos ejercicios para la espalda. Meditar colabora con el bienestar general: ¡hacé el intento!

Orden en tus finanzas

  • Hacé un presupuesto: ingresos, gastos fijos, egresos. Tomá nota de todos los movimientos de dinero del mes. En qué se gasta, qué se paga, cuáles son las deudas, en qué se puede ahorrar. De esta forma, podrás visualizar tu economía familiar para poner orden y ver qué aciertos y errores estás cometiendo.
  • Basá tu presupuesto en tus gastos reales, no en tus objetivos de consumo. Hacé un seguimiento semanal e identificá los gastos innecesarios o aquellos donde podés hacer algún ajuste.
  • Tratá de juntar un “fondo de emergencia” para imprevistos, así vas a evitar endeudarte.
  • Si ya tenés deudas, priorizá estos pagos.
  • Si tus ingresos te lo permiten, destiná un porcentaje de los mismos al ahorro.
  • Pagá todo lo necesario y luego evaluá si podés darte algún gusto.
  • Si necesitás a un adelanto de dinero, recurrí a Moni. ¡Puedo darte un préstamo personal en minutos y de forma totalmente online! Te lo deposito en el acto en tu cuenta bancaria y me lo devolvés en cuotas. Sin letra chica, sin trámites ni papeleo: entrá a la app e informate.
    ¡Cuando estés corto de efectivo, dale un empujoncito a tu economía!
Ordená tu vida y tus finanzas
Califique la nota