Moni no se toma vacaciones

Para qué te sirve mi préstamo en verano. Algunas ideas en las que invertir en esta época del año.

Los gastos, inversiones y problemas de dinero no saben de estaciones, se presenten cuando hace frío o calor, cuando estás mejor preparado y cuando no también. La falta de plata te persigue, insiste en molestarte, ¡no te deja en paz! El verano es un buen momento para pedirme un préstamo entonces, poner tus cuentas en orden y encarar nuevos proyectos con mucho efectivo.

Enero y febrero son meses más tranquilos, quizás tengas menos trabajo y más tiempo para hacer cosas. También es posible que quieras irte de vacaciones o pienses en aprovechar estas semanas en las que te quedás en la ciudad. Yo no me tomo vacaciones, te sigo bancando en verano, como el resto del año, para que concretes todos tus planes.

Si para vos verano es sinónimo de mar y vacaciones, ¡felicitaciones! Sos muy afortunado/a. Ahorrar durante todo el año para los días de descanso es un excelente plan y, si lograste concretarlo, te merecés un premio y el añorado veraneo. Así y todo puede pasar que te falte algo de dinero extra para pagar la casa, arreglar el auto o cargar nafta. Un préstamo rápido, antes de irte, también sirve para que lleves más de plata en efectivo; para que hagas compras; o te des algunos gustos durante tu estadía. Si te vas a la playa, podés pagar la carpa (gasto que suele ser cash) o algún paseo divertido a caballo, en bote o cuatriciclos.

Si te quedás en casa, ¡no te desanimes! Todavía estás a tiempo de arreglar la terraza, comprar la pileta o remodelar el jardín para disfrutar ese pedacito (más grande o más chiquito) de verde y aire libre. Si me pedís un adelanto, quizás no te alcance para irte de viaje, pero seguro podés cambiar el piso del patio, comprar las reposeras y hasta la parrilla portátil. Con mi crédito llegás a la pelopincho, pintás la pileta o te vas el fin de semana a ese hotel 5 estrellas con piscinas inmensas. Puedo darte hasta $ 30.000, a devolver en 6 cuotas. Así que entrá en la web y chequeá cuánto puede ser para vos y en qué te gustaría invertirlo.

¿Pensaste en aprovechar los meses de verano para hacer algún curso? Durante el año estás a las corridas, con más trabajo y muchas obligaciones. En cambio, en enero y febrero podés encarar con tranquilidad alguna formación de tu interés, ya sea de manera online o presencial. Hay muchas opciones de cursos intensivos en esta época. Puede ser una especialización de tu trabajo, un hobby o una capacitación para tu emprendimiento, entre otras posibilidades. Si te atrae lo virtual o te resulta cómodo porque manejás tus tiempos y no tenés que trasladarte, ¡matás dos pájaros de un tiro! Me pedís un préstamo personal (rápido y totalmente online) y te anotás en un curso que se dicte a través de la web. ¡No tenés más que encerrarte con el ventilador y empezar a tomar las clases sin moverte de tu casa!

¡Con el anticipo de Moni todo es posible! Podés comprarte el aire acondicionado; acomodar tus finanzas para llegar al próximo año con las cuentas en orden y más plata para vacaciones; o podés invertir en tu negocio y trabajar mejor durante el verano. Vos decidís para qué te viene bien el dinero, ¡yo te banco y te presto al toque!

Moni no se toma vacaciones

Moni no se toma vacaciones

Moni no se toma vacaciones
4.9 (98.57%) 14 votos