Por los amigos, todo (menos plata)

Con tus amigos y amigas se brindan todo, comparten la vida y se tienen para que lo necesiten. Un préstamo de dinero mejor pedíselo a Moni.

¡La amistad es uno de los vínculos más lindos del mundo! Los amigos nos acompañan desde chicos o se van sumando en el camino. Llegan a nuestra vida en los buenos momentos, pero también en los malos y -si son buenos amigos- se quedan en los peores. Amistad es amor, es compañerismo, ¡es diversión! Los amigos están siempre para charlar, discutir, guardar silencio, abrazar, compartir, retar, felicitar, soñar y festejar. Los amigos y amigas son familia que se elige. Sin ellos, nada sería igual.

A un amigo o amiga podés pedirle que:
– Te cuente qué le pasa.
– Te dé un abrazo cuando lo necesitás.
– Cuide a tus hijos si tenés que salir.
– Te riegue las plantas si te vas de viaje.
– Te acompañe al médico.
– Te preste el auto.
– Diga lo que piensa.
– Te organice un festejo.
– Te prepare una cena.
– Te preste ropa.
– Se lleve a los chicos el fin de semana.
– Te desee suerte en un nuevo trabajo.
¡Entre muchas otras cosas!

Con un amigo podés:
– Almorzar todas las semanas.
– Hablar de cualquier cosa.
– Salir a divertirte.
– Irte de vacaciones.
– Emprender juntos un proyecto.
– Hacer un curso.
– Reírte sin parar.
– Pasar la noche sin dormir.
– Contarte un secreto.
– Sacar lo peor y lo mejor de vos.
– Pelearte y amigarte en el mismo día.
– Charlar mil horas.
– Compartir a tu familia y a otros amigos.
– Quererte sin condiciones.

A un amigo le das:
– Todo el tiempo posible.
– Casa cuando la necesite.
– Una mano cuando haga falta.
– Consejos, si te los pide.
– Palabras de aliento.
– Abrazos fuertes.
– Amor, ¡mucho amor!

El mes de la amistad es una buena excusa para celebrar con amigos y amigas. ¡Festejen que se tienen, que se quieren, que se brindan todo! Lo que nunca, pero nunca, te recomiendo que hagas con un amigo es pedirle o prestarle plata. Cuando tenés algún apremio económico resulta fácil pedirle dinero a una persona de confianza, como un amigo cercano. Pero si no sale como esperabas, si no podés devolverle, si algo no queda del todo claro ponés en riesgo la relación y todo puede terminar mal. ¡Para qué arriesgarse!

Cuando necesites un préstamo ¡pedile a esta amiga! Te presto hasta $ 65.000 cuando te haga falta. Sin trámites, ni papeleo. Pedís tu adelanto online y te respondo en minutos. Te deposito el efectivo en el acto en tu cuenta bancaria y me lo devolvés en 6 cuotas. Entrá a la web o a la app de Moni y registrate (si es la primera vez). Con algunos datos y muy pocos requisitos me pedís un préstamo personal y contás con la platita que necesites, sin tener que recurrir a tus amigos. ¡Es más sencillo, más seguro y más rápido! Además, nadie se entera porque no tenés que explicarme para qué precisás el crédito. Yo te presto, ¡vos lo usás para que lo quieras!

 

Por los amigos, todo (menos plata)
Califique la nota