Le pedí un préstamo a Moni y pude…

Te cuento lo que pudieron hacer Pablo, Marisa, Carlos y cientos de clientes más con mis préstamos por Internet. Vos, ¿qué querés hacer con mi préstamo rápido?

Hace años que otorgo préstamos personales por Internet para todos los que se contactan a través de la web o descargando la app en su celular y me solicitan dinero. Con la plata que obtienen, de forma rápida y online, algunos llevan a cabo pequeños cambios y otros realizan grandes logros que modifican su vida. Pero hay algo que todos tienen en común: siempre cuentan conmigo y vuelven a pedirme cada vez que lo necesitan.

Cada día, muchos de ellos me escriben y me cuentan que con mi crédito pudieron:

– Cambiar el celular.
– Pagar la deuda de la tarjeta.
– Comprarse una bicicleta nueva.
– Cancelar la factura de gas.
– Irse de viaje en familia.
– Arreglar la casa.
– Volver a estudiar.
– Ampliar su negocio.
– Devolver una suma de dinero.
– Comenzar un emprendimiento.
– Planificar un festejo.
– Comprar herramientas o materiales de trabajo.
– Cumplir un sueño.
– Realizarse un tratamiento médico.
– Tomarse un fin de semana de descanso.
Y miles de cosas más…

Carlos, por ejemplo, es de los que necesitaba efectivo con urgencia para operar a su mamá. La situación estaba difícil en todo sentido: él no tenía un mango, la madre debía trasladarse a Capital para tratarse y nadie contaba con dinero para afrontar la operación, la estadía y los medicamentos… No tenía alternativa, ni encontraba la salida. Hasta que su mujer le recordó que habían recurrido a mí unos meses antes, para pagar facturas con mi aplicación. Enseguida entraron a consultar por los préstamos y pudieron conseguir el adelanto que necesitaban para curar a “la vieja”. Siempre van a estar agradecidos… ¡Y yo feliz de poder ayudarlos!

Marisa tenía el sueño de empezar a fabricar carteras. Estudió diseño, siempre tuvo buenas ideas y hace tiempo que estaba con ganas de emprender y trabajar por su cuenta. El tema es que la inversión inicial de $ 15.000 sonaba casi imposible de conseguir. Cuando supo que pedir un préstamo por Internet en Moni era tan sencillo, no lo dudó. Todas le parecieron grandes ventajas: rápido, sin trámites ni papeleo, por el monto justo y a devolver en 3 cuotas. Con sus primeras ventas me pudo pagar sin problemas y ya está pensando en pedirme otro adelanto para crear la tienda online.

Pablo quería hacerse la parrilla. Hacía rato que juntaba pesito tras pesito para poder construirla en el fondo de su casa y volver hacer los grandes asados de los domingos. Días atrás, chusmeando el Facebook del primo, me conoció y decidió que era hora de pedir un préstamo. Me solicitó un adelanto online y en pocas horas obtuvo el dinero. ¡La parrilla estará lista para el Mundial! Así, él y su grupo de amigos alentarán a la Selección, choripán de por medio, cómo a Pablo le gusta.

Le pedí un préstamo a Moni y pude…
Califique la nota