“Con mi Monicard pude…”

Pude, compré, me suscribí, pagué… Todo lo que hicieron nuestros felices clientes con su tarjeta virtual prepaga Monicard.

Cada son más los clientes que pueden concretar sueños, saldar otras deudas, comprar algo que les hacía falta o manejarse diariamente con tarjeta y cuotas porque tienen Monicard. Algunos ya me conocían porque habían pedido un préstamo online; otros llegaron a mí buscando acceder a una tarjeta de crédito, que no les otorgaban en los bancos; y todos solucionaron alguna necesidad. Mi tarjeta virtual prepaga se solicita registrándote en la web o la app de Moni y se habilita de forma inmediata. La empezás a usar para pagar online y si querés el plástico, para tiendas físicas, indicás un domicilio y la recibís en tu casa. Monicard no tiene costo de emisión ni mantenimiento y cuenta con el respaldo de Mastercard.

“¡Con Monicard pude tener una tarjeta de crédito por primera vez en mi vida! Nunca lograba alcanzar los requisitos que me pedían en el banco: ingresos muy altos, gastos de emisión y mantenimiento, etc. En Moni solo tenés que registrarte la primera vez con algunos datos y solicitar esta tarjeta prepaga de forma online. Se habilita en el momento y empezás a usarla. Como es una billetera virtual muy completa, también podés pedir un préstamo personal, cargar la SUBE o pagar facturas. Lo primero que yo hice con mi Monicard fue comprarme una bicicleta para ir a trabajar. ¡Estoy feliz!”, nos cuenta Andrés.

“¡Con Monicard me suscribí a Netflix para pasar la pandemia! Durante las restricciones más estrictas casi no salía de casa, así que usaba Moni para pagar facturas sin moverme ni retirar dinero; le cargaba saldo al celular y compraba helado por forma online para mirar series sin parar. Monicard es una tarjeta prepaga: tiene que tener saldo para usarla. Pero hay dos formas muy simples de cargar tu billetera Moni. Si tenés dinero en tu cuenta bancaria, la cargás directamente con tu tarjeta de débito y se acredita en el momento. Si no tenés efectivo, Moni te presta y la cargás con un préstamo en cuotas. Yo ya probé y es genial. ¡Moni me financia y hago lo que quiero!”, es el testimonio de Ana.

“Con Monicard hice mi primera compra online de supermercado. ¡Esta tarjeta de crédito me soluciona la vida! Hago todo desde casa, tengo crédito, cuotas y muchos beneficios más. Como no tiene costo de emisión ni mantenimiento no me preocupo por los gastos, solo tengo que cargarle saldo para poder usarla y listo. Si necesito un préstamo, la cargo con un adelanto de Moni y lo pago en cuotas. Además aprovecho todos los descuentos de Mastercard en supermercados y otros comercios. Monicard es gratuita, internacional y contacless (pagás sin apoyar la tarjeta). Ya no pierdo tiempo yendo al súper, buscando ofertas o cargando bolsas: hago la compra de manera virtual, pago con Moni y la recibo en casa”, se entusiasma Marina.

“Con mi Monicard pude…”
Califique la nota