Así ayudó Moni en cuarentena

Matías consiguió un préstamo; Silvina pudo comprar una computadora y volver a trabajar; Y Julieta obtuvo una tarjeta de crédito por primera vez para hacer compras online.

Entusiasmado con uno de mis préstamos, que lo ayudó durante la cuarentena, Matías nos cuenta: “Estoy con poco laburo y el efectivo no abunda, así que necesitaba un préstamo para contar con algo más de plata y tirar unos meses hasta que todo repunte. Sin salir de casa, estaba complicado tramitar un crédito en el banco, además de los requisitos y la demora que esto conlleva. Cuando me hablaron de Moni, investigué un poquito y al toque me animé. Pedí un préstamo personal de $ 20.000, a devolver en 6 cuotas. Me vino bárbaro y no puedo creer lo fácil que fue. Entré a la app, me registré y en minutos respondieron mi solicitud. La guita se acreditó en el acto en mi cuenta bancaria y ya la usé para un montón de cosas. Cada mes, el pago del adelanto se debita de la misma cuenta, sin complicaciones. Además, a Moni no tengo que explicarle para qué quiero el dinero. Puedo saldar otras deudas, meterle pata al mi negocio o comprar lo que necesito. Lo mejor, ¡le puedo volver a pedir cuando me haga falta!”.

“Tuve que arrancar una actividad nueva con esto de la pandemia. Mi trabajo como guía de turismo se paró totalmente y de pronto me quedé sin ingresos. Decidí utilizar mis conocimientos de inglés y de alemán para empezar a dar clases a distancia. El tema es que necesitaba una computadora nueva, que me permita conectarme sin problemas a Internet, que sea rápida y fácil de transportar en casa, para usarla en cualquier lugar. Además, cuando no estoy dando cursos, la usan los chicos para las tareas del colegio. Somos muchos en casa y todos tenemos que seguir con nuestras ocupaciones de forma remota, así que una compu extra nos vino muy bien. La compré con un préstamo de Moni. Ya me salvaron sus adelantos de dinero otras veces, así que no dudé. Solicité el monto que necesitaba y me lo otorgaron al toque. Siempre pagué a tiempo, así que cada vez que pido un crédito personal tengo mejores beneficios. ¡Las clases van genial y acá todos contentos con la computadora nueva!”, comparte Silvina, quien gracias al préstamo pudo seguir trabajando.

“¡Pensé que nunca iba a poder tener una tarjeta de crédito! Mis ingresos no son muy altos y si bien tengo cuenta en el banco, no califico para que me den una… Había recurrido a Moni en otras oportunidades para que me ayude a pagar las facturas de servicios (ya que abono a través de la app, Moni me financia el pago y yo lo devuelvo en 3 cuotas), así que cuando me enteré que podía solicitar una tarjeta virtual prepaga entré enseguida a ver de qué se trataba. Fue muy simple pedirla. Completé algunos datos y la activaron al toque para empezar a usar. Lo mejor es que no tiene costo de emisión, ni de mantenimiento. La recargo con dinero o con préstamos de Moni. Ya hice mis primeras compras online con la MoniCard… ¡Y hasta me pude suscribir a Netflix! ¡Estoy chocha! Tengo crédito y entretenimiento para rato hasta que pase la pandemia. Ahora estoy esperando que me llegue la tarjeta física a casa, así la uso también en los comercios del barrio”, afirma Julieta, otra de nuestras clientas que se vio beneficiada con mis servicios financieros.

Así ayudó Moni en cuarentena

Así ayudó Moni en cuarentena.

Así ayudó Moni en cuarentena
5 (100%) 53 votos