Arreglá con Moni para arreglar tu casa

Pedime un crédito rápido y usá el dinero para hacer todos esos arreglos en el hogar que ya no pueden postergarse. Te doy efectivo para reparar lo que sea.

Hay cosas en la casa que no pueden esperar, ¡o que ya esperaron demasiado tiempo! Cuando el dinero no alcanza para todo, la lista de pendientes es más larga que el stock del supermercado. Entre esas cosas postergadas, que vas anotando (aunque sea mentalmente), puede estar la compra de una estufa para el invierno, la manito de pintura que nunca llega, alguna reparación de plomería o electricidad que hasta ahora “ataste con alambre” y muchos otros arreglos que tu casa requiere y que no hacés por falta de plata. “¡Se necesita mucho efectivo!”, pensás y te desalentás antes de encontrar la solución.

Ni hablar de la lista paralela, la de aquellas cosas que no son urgentes -como un caño roto o un termotanque que no funciona-, pero que no podés abandonar. Y acá dejo volar tu imaginación: un viaje, un emprendimiento, un lugar nuevo donde vivir, un auto… Seguro que tenés un montón de sueños por cumplir. Pero está todo tan pero tan caro que ya ni pensar en eso querés, ¡a ver si te cobran!
¡Basta de bajón! Hay que buscar la salida. Yo puedo ayudarte y, más que una salida, ¡puedo darte una entrada! Una de mucha platita junta, para que concretes tus deseos.

Pero volvamos a las reparaciones del hogar, que es lo que hoy quería proponerte que hagas con mi adelanto. Para la mayoría de los arreglos que solemos hacer en casa hace falta plata, cash, biyuya (dinero). El plomero, el gasista, el electricista -y todos los demás representantes del rubro de la construcción que se te ocurran- irán a tu casa, te pasarán un presupuesto (mientras cruzás los dedos para que no exceda las 4 cifras) y, si realizás el trabajo, te cobrarán en efectivo. El albañil, el pintor y el técnico del lavarropas no aceptan tarjeta de crédito; ¡tampoco reciben bonos, trueques u otras formas de pago! Por eso, tantas veces el arreglo queda pospuesto “hasta que tengamos la plata”.

¡Moni es tu salvación! Cuando necesites efectivo acordate de mí. Podés pedirme un anticipo y obtener dinero en el día. Mi crédito es rápido y fácil de sacar. Se pide a través de la web o descargando la app en tu celular y no tiene trámites, ni papeleo, es totalmente online. Solo tenés que registrarte (la primera vez) y seguir algunos simples pasos para que pueda conocerte. Solicitás el préstamo y recibís la respuesta en pocos minutos. Si te apruebo, te deposito el dinero en el acto. Así podés pagar la reparación o remodelación que quieras.

Puedo darte hasta $ 30.000, a devolver en 6 cuotas. Pero tené en cuenta que el monto final dependerá de la información que chequee cuando entres al sitio y realices la aplicación. Mi adelanto es transparente y no tiene letra chica. Siempre sabrás cuánta plata puedo darte y cómo tendrás que devolverla. Disponés de toda la información en la web y podés chatear conmigo para realizar cualquier otra consulta. Mis créditos están disponibles todos los días, las 24 horas.

Ingresando al Simulador de préstamos podés ver cuáles son tus opciones y decidir qué cambios harás este mes en tu casa. Te presto para pintar de colores, poner plantas en el jardín, cambiar las estufas o retapizar los sillones. También para solucionar goteras, revocar paredes o comprar muebles nuevos. No tenés que explicarme para qué es el anticipo. Ya no hay excusas: arreglá conmigo y repará lo que sea.
Electricista, plomero, pintor, gasista: ¡no te tenemos miedo! ¡Presupuestá tranquilo, que con Moni podemos pagarte!

Arreglá con Moni para arreglar tu casa
Califique la nota